Las zapatas son elementos estructurales que permiten transmitir el peso de la construcción

que soportan las columnas, muros de carga o pilares, más el peso propio de ellos. Su

función es transmitir al terreno las tensiones a que está sometida el resto de la estructura y

anclarla.

Tipos de zapatas en la construcción

Dependiendo de varios factores, como el tipo de suelo, el tipo de construcción,

diferenciamos principalmente dos tipos:

1. Zapatas aisladas

Las Zapatas Aisladas son un tipo de cimentación superficial. Se trata de una cimentación

puntual que recibe un solo sistema de carga como son los pilares. Se emplea en terreno

firme y competente y cuando la capacidad resistente del suelo es media-alta y por lo tanto la

carga del pilar se puede transmitir directamente al terreno. En algunas ocasiones este tipo

de zapatas se unen mediante vigas de hormigón armado, conocidas como riostras, en

busca de que no se produzcan asientos diferenciales.

 

Fases de ejecución de la zapata aislada

  1. Limpieza y desbroce del solar
  2. Comprobar medidas y niveles y proceder al marcado de la cimentación
  3. Excavación hasta a la cota superior del cimiento
  4. Excavación de zapatas y riostras
  5. Encofrado de las zapatas y riostras si procede
  6. Colocación de armadura inferior con separadores
  7. Colocación de armadura de espera de pilares
  8. Colocación de la armadura de riostras
  9. Hormigonado, vibrado y curado

 

2. Zapatas combinadas o corridas

Cuando la capacidad portante del terreno sea pequeña o moderada, existan varios pilares

muy próximos entre sí, o bien las cargas por pilares sean muy elevadas se podrá recurrir a

la unión de varias zapatas en una sola, llamada zapata combinada o corrida.

Zapata Combinada. Es la que recoge dos o más pilares contiguos

Zapatas Corridas. Es la que recoge tres o más pilares alineados o muros

Un caso particular de zapata corrida será empleada para cimentar muros. Si son muy

largas es conveniente disponer llaves o anclajes verticales más profundos, por lo menos

cada 10m. En el caso de muros de sótano en los que los pilares forman parte del muro

sobresaliendo del mismo, el cimiento del muro más el pilar pueden considerarse una zapata

corrida que generalmente tendrá un ensanchamiento en la zona del pilar en sentido

transversal.

 

Zapata combinada

Zapata corrida

 

Adicionalmente, las zapatas se categorizan según sus medidas.

Las zapatas rígidas llevan una armadura que permite soportar una mayor fuerza de flexión,

la armadura presenta un diámetro de 12mm impidiendo los efectos de corrosión, estas

zapatas rígidas deben tener un recubrimiento de concreto de mínimo 8cm y entre 25 a

50kg/m3 de hierro.

Las zapatas macizas, se emplean en cimentaciones continuas, transfieren las fuerzas de

manera piramidal, presentando una forma triangular, su muro de carga puede ser excéntrico

o centrado. Su esfuerzo es de compresión y pueden o no tener armadura en su interior.

Las zapatas flexibles, pueden soportar fuerzas de tracción y compresión, su ángulo no

asciende a los 45 grados en el triángulo de distribución de los esfuerzos, se deben emplear

entre 50 y 100kg/m3 de hierro para realizar su armazón.

Si quieres conocer la diferencia entre losa y zapata te lo contamos aquí.

Para cualquier duda recuerda que puedes ponerte en contacto con nuestro equipo para

calcular tus precios en hierro y ferralla.

Contacta con nosotros llamándonos al 96 276 30 07 o rellenando el siguiente formulario.