Como ya sabemos en el ámbito de la construcción, una cimentación es la base donde se asienta la estructura. Tiene la función de transmitir las cargas al terreno, tanto propias como a las que es sometida. Pero, ¿Conoces que diferencias existen entre una cimentación profunda y una cimentación superficial? ¡Te lo contamos en nuestro nuevo post!

Cimentaciones superficiales

Conocemos como cimentación superficial a aquella cuya profundidad se encuentra entre los 0.50 m y los 4 m por lo que a partir de 4 metros hablaremos de cimentaciones profundas. Emplearemos cimentaciones superficiales en aquellos casos en el que los diversos estratos del terreno estén dotados de la tensión admisible necesaria para soportar la estructura, sin que se produzcan asentamientos excesivos que puedan llegar a afectar a la misma

Existen diferentes tipos de cimentaciones superficiales, muchas veces, la decisión de optar por un sistema u otro viene del cálculo condicionado, entre otros, a la resistencia del terreno. Cuando el terreno es poco resistente, es necesario repartir las cargas en la mayor superficie posible, por lo que llega un momento en que la distancia entre apoyos es menor que la superficie necesaria para repartirlas, por lo tanto, estas superficies acaban uniéndose formando un único elemento. Algunos tipos de cimentaciones superficiales pueden ser las siguientes:

 

 

Zapatas aisladas:

Son las empleadas en terrenos rocosos o terrenos con tensiones admisibles muy altas y reciben única carga puntual de los pilares.

 

 

 

Zapatas combinadas:

Las zapatas combinadas son aquellas que reciben dos o más cargas puntuales tal y como se muestra en la figura

 

 

 

Zapata corrida:

Es sobre todo empleada para cimentación en muros

 

 

 

Losa:

Son cimentaciones que proporcionan la repartición de cargas de manera homogénea.

 

 

 

Cimentaciones profundas

Por otro lado emplearemos cimentaciones profundas en aquellos casos en que el los estratos más recientes del terreno no tengan la suficiente tensión admisible como para soportar las cargas de la estructura y sea necesario transmitirlas a estratos más profundos. Algunos sistemas de cimentación profunda pueden ser los siguientes:

 

Muros pantalla:

Consiste en muros de hormigón armado de gran profundidad.

 

 

 

Pilotes:

Elementos cilíndricos hincados en el terreno para transmitir las cargas.

 

 

 

Micropilotes:

Se utilizan en los casos que no es posible la ejecución de pilotes convencionales ya sea por condicionantes propios de la obra o por la resistencia del terreno.

 

¿Te hemos ayudado a conocer mejor estos dos tipos de cimentaciones? Si tienes cualquier duda recuerda que puedes ponerte en contacto con nuestro equipo para calcular tus precios en hierro y ferralla. Contacta con nosotros llamándonos al 96 276 30 07 o rellenando el siguiente formulario haciendo clic aquí