El precio del acero ascendió en España y en el resto del mundo en los últimos meses y lo hace nuevamente en el mes de diciembre.

¿A qué se debe esta situación?

Las tendencias en el mercado del acero se han visto influenciadas por la pandemia en los últimos meses. Han sido meses de incertidumbre y muchos de los fabricantes de acero se vieron obligados a reducir, incluso paralizar, su producción.

Si miramos hacia EE. UU. nos encontramos con uno de los países más afectados por la COVID-19; con unas elecciones para finalizar el año que sumadas a la pandemia han generado incertidumbre en el país y en la economía, produciendo un alza en los precios del acero.

Por otro lado, China se encuentra ahora con una “cola” de demanda difícil de abastecer. Fueron los primeros en salir de la situación crítica de la pandemia y han sido capaces de autoabastecerse en los últimos meses, pero la falta de producción de acero en otros mercados y en el propio durante la pandemia, ha provocado una escasez generalizada del material, entrando en una negociación de precios elevados.

A todo ello hay que sumarle el aumento en el precio de la chatarra en los últimos meses. Los precios en Turquía se están viendo especialmente incrementados y algunas fuentes del sector prevén para los próximos meses uno de los mayores incrementos históricos, comparando con cifras del 2014.

Algunos chatarreros de países como Alemania, Francia e Italia, están optando por stockar la chatarra, como anticipo a la posible subida en el precio a principios de año.

Previsiones para los próximos meses en el precio del acero

Todo apunta a que seguirá habiendo escasez del material en los próximos meses, provocando un desequilibrio entre la oferta y la demanda, pero por suerte podemos decir que el sector de la construcción, aun habiendo notado el impacto de la pandemia, no ha sido de los más afectados y la mayoría de los proyectos planeados para este año se han ejecutado o han sido pospuestos para más adelante.

Es importante que el gobierno siga apostando e invirtiendo en el sector de la construcción, un sector clave para la recuperación de la economía de España y uno de los motores esenciales de la creación de empleo. Para ello, es necesario que se inviertan bien los recursos aprobados por el Consejo Europeo, para acelerar la actividad y contribuir a la recuperación económica.