¿Qué es el Acero Galvanizado?

El acero galvanizado es un tipo de acero procesado, al cuál se le aplica una cobertura de varias capas de zinc al final de su proceso de fabricación. Estas capas de zinc permiten que el acero no se oxide, ya que el proceso de galvanizado tiene como principal objetivo evitar la oxidación y corrosión que la humedad y la contaminación ambiental pueden ocasionar sobre el hierro.

El acero galvanizado se caracteriza por su perdurabilidad, es resistente a las ralladuras y a los golpes. Así mismo, este tipo de acero también es utilizado en la fabricación de muchos componentes de uso industrial.

¿Cómo se fabrica el Acero Galvanizado?

En primer lugar se deben elaborar las piezas de acero de forma individual y con el tamaño deseado, ya sean clavos, láminas, tubos o cualquier otro tipo de elemento. Posteriormente se aplicará alguna técnica de galvanización, como puede ser la galvanización por inmersión, existen otras técnicas de galvanización como el ‘galvanizado continuo’ o el ‘electrogalvanizado’ pero éste método es el más extendido gracias a sus resultados;

La galvanización por inversión consiste en la inmersión de las piezas en el zinc fundido. Una vez queda enfriado el proceso de galvanizado queda concluido obteniendo una unión permanente entre el acero y el zinc.

Beneficios del Acero Galvanizado.

  • Mantenimiento Innecesario: Las construcciones con acero galvanizado requieren de un mantenimiento mucho inferior gracias a la resistencia del galvanizado.
  • Larga duración: El galvanizador le garantiza micras según la Norma UNE-EN ISO 1461. Dividiendo micras garantizadas por velocidad de pérdida en micras/año obtiene años de garantía.
  • Versatilidad: La galvanización en caliente sirve para la protección de toda clase de piezas y artículos de acero.
  • Fiabilidad: Los recubrimientos galvanizados en caliente son uno de los pocos sistemas de protección del acero que están perfectamente especificados por las normas nacionales e internacionales.
  • Recubrimiento Integral: Al tratarse de inmersión en zinc líquido quedará recubierta la totalidad de la superficie de las piezas tanto interior como exteriormente.
  • Fácil de Soldar: Es muy práctico conocer el efecto de las pinturas de enmascaramiento y la forma de proporcionar recubrimiento a la soldadura y zonas sin zinc.
  • Fácil de Pintar: Pintar el acero galvanizado se puede realizar o bien por motivos decorativos de señalización, camuflaje, etc., o bien para aumentar la duración de la protección en ambientes muy agresivos.