El forjado en construcción, se le denomina a un elemento estructural que además de soportar su propio peso tiene como función soportar las cargas muertas y sobrecargas de uso al que es sometido. Podríamos decir coloquialmente y para entendernos que el forjado podría ser el esqueleto de «el suelo» y «el techo» de nuestras casas. Por esto mismo los forjados pueden ser horizontales e inclinados, para formación de cubiertas.

Para hablar de los tipos de forjado que existen vamos a diferenciarlos en dos categorías, según sus comportamientos estructurales en cuanto a la transmisión de cargas se refiere; forjado unidireccional (transmiten sus cargas en una dirección) y forjado bidireccional (trasmiten las cargas en ambas direcciones).

Forjados unidireccionales:

A. Forjado de vigueta y bovedilla:

En este tipo de forjado la vigueta, (puede ser semirresistente y autorresitstente, insitu o prefabrocada) se convierte en el elemento trasmisor de cargas y la bovedilla, normalmente de cerámica, se convierte en elemento aligerante.

Cuando decimos que una vigueta es semirresistente podemos decir que solo resiste en la parte inferior de su sección, por lo que debemos armar su parte superior con lo que se conoce como negativo de vigueta.
En cambio, en una vigueta autorresistente, como a estas alturas os podréis imaginar, no necesita de estos negativos.

Forjados bidireccionales:

A. Forjados reticulares:

Estos forjados son losas aligeradas mediante casetones, armadas en ambas direcciones con lo que llamamos nervios. Esta solución permite suprimir vigas simplemente macizando las zonas mas criticas como pueden ser los apoyos, las zonas cercanas al pilar, denominadas Capiteles.

B. Forjados de losa maciza:

Los forjados de losa maziza son aquellos que no van aligerados. Van armardos, al igual que los reticulares, en ambas direcciones pero en este caso no llevan los aligeramientos por lo que es difícil conseguir los mismos cantos que en la solución anterior.

C. Forjado de chapa colaborante:

Se trata de una solución muy socorrida sobre todo en la construcción de naves industriales. Cabe destacar la facilidad de manejo de estas chapas.

Forjados sanitarios

Los forjados sanitarios son aquellos que permiten elevar la edificación para que las humedades non afecten a la estructura en  la construcción.

Este tipo de forjado se puede realizar de distintas formas: Por un lado podemos optar por elevar la estructura con muro de bloque o bien podemos decantarnos por el sistema de encofrado perdido, comercializado bajo la marca Cupolex©. Si quieres conocer más sobre el sistema de encofrado perdido Cupolex© haz clic aquí

La colocación del forjado sanitario es relativamente sencilla ya que los elementos se encajan en otros con la flecha señalada hacia el frente, la disposición de las piezas se realizan de izquierda a derecha y arriba hacia abajo.

Todos los problemas generados en los encuentros con los elementos constructivos que interrumpen en las piezas de Cupolex© se resuelven con el sistema Betonstop. El diseño de esta pieza permite no solo cerrar los perímetros para que el hormigón no pase bajo las cúpulas, sino que consiue ajustarse a cualquier distribución de planta.

Las piezas Betonstop convierten al sistema Cupolex© en un sistema completo que permite optimizar el tiempo de la ejecución de la construcción, además este sistema ofrece una mayor seguridad en la obra durante el momento del vertido del hormigón.

Si necesitas asesoramiento con tu proyecto de construcción no dejes de contactar con nuestro equipo, te atenderemos a través de nuestro chat online o llamándonos al 96 276 30 07 ¡Te atenderemos encantado/as!