El acero corrugado es un acero laminado en forma de barra, normalmente a 6.00 o 12.00 m dotado de corrugas o relieves en toda su longitud. Las corrugas tienen como función principal adherirse al hormigón para trabajar de manera conjunta. Las corrugas también forman parte de la señal de identidad del acero corrugado. En ellas podemos leer su calidad y fabricante:

1. Tipo B 400 S: 
Todas las corrugas tienen la misma inclinación, pero con distintas separaciones en sus caras.

2. Tipo B 500 S:  Las corrugas de una de las caras tienen la misma inclinación y están separadas de manera homogénea en toda su longitud. Las de la otra cara están agrupadas en dos series con la misma separación, pero distinta inclinación.

3. Tipo B 400 SD: 
Todas las corrugas tienen la misma separación y la misma inclinación en ambas caras.

4. Tipo B 500 SD: Las corrugas están agrupadas en dos series de la misma separación, pero distinta inclinación en ambas caras

Usos del acero corrugado en la construcción

El acero corrugado se utiliza en estructuras de hormigón armado. El uso principal del acero en construcción es absorber los esfuerzos de tracción que no absorbe el hormigón, aportándole el nivel de ductilidad necesario, y una mayor deformabilidad antes de llegar a la rotura, una condición muy importante cuando estamos hablando de construcciones. Es evidente que lo mejor es que la estructura “avise” antes de colapsar y romper.

Podemos clasificar el acero corrugado en dos tipos según su zona de aplicación. Para aplicaciones normales utilizamos el acero soldable cuya designación puede ser B500 S o B400 S, siendo los valores numéricos el límite elástico del que son dotadas.

Para zonas sísmicas se utiliza el acero soldable con características especiales de ductilidad. La nomenclatura de estos aceros es B500 SD o B400 SD.

En ambos casos la B inicial indica el tipo de acero que es (acero para armaduras de hormigón armado).

Pueden presentarse en barra o en rollo y los diámetros normalizados para la construcción en España son :6 – 8- 10 – 12- 16- 20 – 25- 32 – 40 (mm). Se considera serie fina a los diámetros comprendidos entre 6 y 10, serie media los que están comprendidos entre 12 y 20 y serie gruesa los superiores a 25 mm.